La DGT publica una instrucción para establecer los criterios de uso de los patinetes eléctricos

Tras la gran proliferación de los vehículos de movilidad personal (VMP) en los últimos años en nuestras ciudades, y tras el desconocimiento general por parte de los usuarios y de los agentes de tráfico sobre como se deben comportar estos vehículos en la ciudad. La DGT se ha apresurado para sacar una instrucción transitoria de manera urgente para establecer los criterios sobre los que se deben de regir los usuarios, ayuntamientos y agentes de la autoridad, hasta que se publique la regulación formal correspondiente, la cual está en trámite.

¿Qué es un VMP?

Debemos saber que es considerado un vehículo de movilidad personal (VMP), para poder aplicar los criterios de la nueva instrucción de manera correcta. Un VMP es cualquier vehículo de una o más ruedas dotado de una única plaza, los cuales pueden estar dotados de un motor eléctrico y que pueden proporcionar al vehículo una velocidad máxima por diseño comprendida entre los 6 y 25 km/h.

Al no ser considerados vehículos de motor no se les exige carnet de conducir, ni seguro. Por tanto, no se penalizarán con puntos cualquiera de las multas que se le pueda imponer al conductor del VMP.

Los agentes podrán imponer multas desde los 200€ hasta los 1.000€

Y es que la instrucción recoge las sanciones, que podrán imponer los agentes tras el incumplimiento de la normativa regulatoria por parte de los conductores de los VMP.

Los usuarios están obligados a someterse a las pruebas de alcohol y drogas, siendo sancionados en caso de sobrepasar las tasas de alcohol. La cuantía es la misma que si condujeran otro vehículo (500 o 1.000€ en función de la tasa) o en caso de que haya presencia de drogas (1.000€) y la inmovilización del vehículo.

Al tratarse de conductores de vehículos tiene prohibido conducir haciendo uso del teléfono móvil. Así mismo, está prohibido conducir utilizando cascos o auriculares conectados a cualquier aparato reproductor. Ascendiendo la sanción, en ambos casos, a 200€.

El uso de cascos y otros elementos de protección, a falta en estos momentos de una regulación en el reglamento general de conducción, se regirá por lo que disponga la ordenanza municipal. En el caso de que el uso del casco sea obligatorio, el agente sancionará con 200€ y procederá a la inmovilización del vehículo.

Los VMP tienen prohibida la circulación por aceras y zonas peatonales. Esto es debido a que tanto tráfico como las asociaciones de víctimas apuestan por reservar la acera exclusiva para los peatones. Las sanciones ascenderán a 200€, en función de las ordenanzas municipales, que serán las encargadas de decir por donde deben circular los VMP pero siempre fuera de la acera.

Al ser vehículos personales, solo autorizan a transportar una persona, por lo que la circulación de dos o más personas tendrá una sanción de 100€.

El alumbrado y prendas o elementos reflectantes son de carácter obligatorio en las conducciones nocturnas o con poca visibilidad. Ya que el conductor debe ser visto por el resto de conductores. La sanción correspondiente es de 200€.

En cuanto a los estacionamientos y las paradas de estos vehículos, son los propios ayuntamientos mediante sus ordenanzas municipales los que establezcan las zonas permitidas y no permitidas. La DGT aboga para que la acera sea exclusiva del peatón pero su regulación es exclusivamente municipal.

No son considerados VMP

  • Sin sistema de auto-equilibrio y con sillín.
  • Concebidos para competición.
  • Para personas con movilidad reducida.
  • Patinetes con asiento, ciclo de motor, ciclomotores de dos ruedas. Estos vehículos están considerados como vehículos de motor.
  • Cualquier artilugio que no supere los 6 km/h, tendrá la consideración de juguete.

La instrucción se puede consultar en la revista de la Dirección General de Tráfico http://revista.dgt.es/es/noticias/nacional/2019/12DICIEMBRE/1204instruccion-dgt-vehiculos-de-movilidad-personal.shtml#.XejXcy1DnRY