La DGT prohibirá aparcar patinetes en la acera y suprimirá plazas para coches

Con el uso del patinete en constante crecimiento, ha conllevado a la DGT a tomar cartas en el asunto. Hoy en día, las normativas municipales sobre el uso de los vehículos de movilidad personal (VMP) están redactadas en base a la instrucción con número 16/V-124 publicada en el 2016 para regular este tipo de vehículos, los cuales no son considerados vehículos de motor, pero tampoco son equiparables a los peatones. El vacío legal que ha habido en los últimos años, antes de la publicación de estas normativas en algunas ciudades, ha permitido a los usuarios cabalgar a sus anchas por aceras y carreteras sin ningún tipo de restricción.

Ante esto, Pere Navarro, director general de la DGT, ha adelantado en sus últimos eventos, que se está preparando una normativa para unificar el uso de estos vehículos a nivel nacional. A continuación, adelantaremos como podría afectar a los usuarios, teniendo en cuenta que todavía no ha sido aprobada y podría someterse a modificaciones antes de ser publicada.

Algunas de las prohibiciones son la de circular en patinete por la acera a una velocidad superior a 6 km/h y superar una velocidad máxima de 25 km/h en el resto de vías, así como la prohibición de estacionar estos vehículos en aceras.

Pere Navarro argumenta que para mejorar la circulación de los peatones también se deberán suprimir algunas plazas de aparcamiento para automóviles en favor de patinetes y bicicletas , ya que son vehículos idóneos para la movilidad en las ciudades.

Un aspecto que ha dejado bastante claro, es que no será necesario matricular estos vehículos, pero si se hará todo lo posible para que no se puedan modificar sus características mediante un certificado de circulación emitido por el fabricante, cumpliendo con los límites de velocidad y potencia.

En relación a los seguros, Pere Navarro, apuesta por un seguro opcional, como es el caso de las viviendas.

En cuanto al uso obligatorio del casco, no hay una conclusión clara, debido a que ya se intentó implantar para los usuarios de bicicletas, pero no hubo éxito.

En conclusión, sabemos que los vehículos de movilidad personal acabarán desapareciendo de las aceras, tanto para circular como para su estacionamiento, dado que no existe todavía una solución a la gestión del orden de estos vehículos en el espacio público. Esto comienza a convertirse en una necesidad.

La velocidad máxima oscilará entre los 20 -25 km/h, pero otras cuestiones como el casco, el uso del chaleco y el seguro obligatorio, entre otros, todavía deben esclarecerse. Para esto, tendremos que esperar hasta que se haga pública la nueva norma general sobre el uso de los VMP.